Ciudad de Panamá, del 20 al 28 de abril de 2017

Declaración de Panamá

Declaración de Panamá en el Marco del Foro Internacional del Deporte para el Desarrollo

Cambiando el juego para la inclusión a través del deporte

 

Nosotros, los participantes en el Foro Internacional del Deporte para el Desarrollo 2017, convocado como parte de los III Juegos Latinoamericanos de Olimpiadas Especiales, Panamá 2017,

Reconociendo las importantes contribuciones que ha hecho el Movimiento de Olimpiadas Especiales para promover la dignidad y la calidad de vida de las personas con discapacidad al trabajar en la inclusión y la justicia,

Expresando nuestra profunda gratitud hacia el Gobierno y el pueblo de la República de Panamá por acoger los III Juegos Latinoamericanos de Olimpiadas Especiales 2017 y ofrecer una plataforma para que las personas con discapacidad  se desenvuelvan en el campo de juego y muestren sus capacidades,

Recordando la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad del 2006 que reconoce los derechos inherentes y la dignidad de las personas con discapacidad y que obliga a los Estados Partes a promover, proteger y asegurar el goce pleno de los derechos humanos de las personas con discapacidad y a velar por que éstos gocen de plena igualdad ante la ley,

Recordando los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas del 2015 que comprometen y guían las acciones gubernamentales hasta el 2030 para incluir a las personas con discapacidad en todos los aspectos de la sociedad, proporcionando igual acceso a la información, los servicios, los recursos y las oportunidades,

Reconociendo, que las Naciones Unidas utiliza el deporte como una herramienta importante para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, dado que la práctica del deporte y el juego son derechos humanos que deben ser respetados y aplicados y porque, por su propia naturaleza el deporte se basa en la participación, la inclusión y los derechos ciudadanos como un factor clave para la integración social y el desarrollo económico,

Reconociendo que el movimiento de Olimpiadas Especiales ha movilizado a personas y comunidades de todo el mundo para que adopten activamente el espíritu y el propósito de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y los

Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas creando un mejor mundo para las personas con discapacidad por medio del deporte,

Profunda preocupación de que las personas con discapacidad (más de 1 billón de personas en todo el mundo, de acuerdo con el Informe Mundial sobre Discapacidad, del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, 2011) y sus familias continúan sobre-representadas entre la población  en condición de pobreza y todavía experimentan exclusión arraigada, numerosos obstáculos sociales que les impiden vivir una vida plena, productiva y feliz como miembros autónomos de la sociedad,

Destacando que el respeto a las voces de las personas con discapacidad es un punto de partida esencial en nuestros esfuerzos por poner fin al ciclo de pobreza y exclusión que ellos y sus familias enfrentan,

Reconociendo, que hasta la fecha, las personas con discapacidad y sus familias han sido incluidas de manera mínima en los esfuerzos nacionales e internacionales de desarrollo en relación con sus necesidades específicas,

Afirmando que una estrecha colaboración y solidaridad entre el sector público, privado, intergubernamental y de la sociedad civil y las personas con discapacidad y sus familias constituye un motor esencial para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, por lo que; los gobiernos, la comunidad internacional de desarrollo, los académicos, la sociedad civil, las personas con discapacidad y sus familias están llamadas a actuar de la siguiente manera:

COMPROMISO A LA ACCIÓN:

En reconocimiento de lo antepuesto, nos comprometemos a

Apoyar la plena inclusión de las personas con discapacidad en todos los aspectos de la sociedad y reconocer el valor de apoyar al deporte como vehículo para mejorar la inclusión, así como su papel fundamental para promover el goce de todos los derechos humanos universales y libertades fundamentales;

Desafiar a nuestras sociedades y exponer la inequidad y la exclusión que experimentan las personas con discapacidad intelectual, tomar medidas proactivas para romper las percepciones erróneas y abordar las actitudes negativas, siendo el deporte un poderoso instrumento para

llamar la atención sobre sus habilidades y la contribución a la sociedad si son dadas las oportunidades;

Utilizar el deporte para desarrollar y destacar las capacidades de las personas con discapacidad, crear conciencia y servir como catalizador para el cambio social y la inclusión de las personas con discapacidad en todos los aspectos de la sociedad, incluyendo el acceso equitativo a una atención sanitaria y educación inclusiva de calidad; y abrir nuestros corazones y mentes hacia las personas con discapacidad, creando comunidades inclusivas en todo el mundo;

Utilizar el deporte para fomentar y promover la participación, en la medida de lo posible, de las personas con discapacidad en las principales actividades deportivas en todos los niveles y garantizar que tengan igualdad de acceso a las instalaciones deportivas y recreativas;

Utilizar el deporte para garantizar que las personas con discapacidad posean la oportunidad de organizarse, desarrollarse y participar en actividades deportivas y recreativas específicas de la discapacidad y, con este fin, alentar la provisión, en igualdad de condiciones, de instrucción, y recursos.

Utilizar el deporte para asegurar que la niñez con discapacidad tenga igualdad de acceso con otros niños y niñas  para participar en juegos, recreación y ocio, y actividades deportivas, tanto dentro como fuera de los espacios escolares;

Cooperar y colaborar para facilitar y apoyar el fomento de capacidades, incluso mediante el intercambio de información, experiencias, programas de capacitación y mejores prácticas.

Poner en conocimiento de, y enfatizar en los foros regionales e instituciones como la Organización de los Estados Americanos; La Cumbre Iberoamericana y su Secretaría, SEGIB; La Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe; El Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización Panamericana de la Salud, UNICEF LACRO, Programas de Naciones Unidas y las Oficinas Regionales de los Fondos, Organizaciones de Personas con Discapacidad, así como otras instituciones sociales de desarrollo y políticas, organizaciones no gubernamentales y actores claves de la sociedad civil como organizaciones basadas en la fe, sobre su responsabilidad y la necesidad que cada uno tiene de analizar su contribución para poner fin a la discriminación y la exclusión de las personas con discapacidad intelectual;

Convocación  en un año para evaluar los avances logrados en relación con los compromisos mencionados.

Esta Declaración está debidamente firmada y adoptada por E.S. Juan Carlos Varela, Presidente de la República de Panamá, Timothy P. Shriver, Ph.D., Presidente de Special Olympics International y Nitzeida Gálvez, Mensajera Global y Atleta e Olimpiadas Especiales Panamá, Cándida Montilla de Medina ,Primera Dama República Dominicana, María Soledad Cisternas Reyes, Presidenta del Comité de Naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad, Mirta Roses, Directora de OPS, 2003-2013, Luis Gallegos, Miembro de la Junta Internacional de Olimpiadas Especiales, Silvia Oteyza, Directora de Sostenibilidad Social del Banco Latinoamericano de Desarrollo y Diane Richler, Ex Presidente International Disability Alliance; María Cristina Perceval, Directora Regional UNICEF LACRO; participantes en el  Foro Internacional del Deporte para el Desarrollo 2017.